domingo, 29 de marzo de 2015

EL BOLCHEVISMO

__________________________________________________
Apuntes del Siglo XX….y XXI
__________________________________________________

Por una vez, y sin que sirva de precedente, manifiesto mi acuerdo con los miedos de María Dolores (de) Cospedal. Comparto con ella el deseo firme de que en España no se produzca una revolución como la que se produjo el año 1917 en Rusia. No lo deseo. Nadie puede desear que España se convierta en un régimen como el bolchevismo. Hasta ahí, de acuerdo. Pero, ¡hombre! Que no nos trate como a unos ignorantes. Hay que introducir en el debate algunas matizaciones, no menores.

Resulta enormemente exagerado comparar los movimientos políticos y sociales que están surgiendo en España como rechazo, no ya a la crisis, sino a sus consecuencias, compararlas digo, con la revolución bolchevique. Equiparar la situación que trajo la revolución rusa del 17, con las emergentes fuerzas políticas y sociales de hoy, es un auténtico disparate. Aunque a decir verdad es coherente. Es coherente con la política del miedo a lo nuevo; coherente con aquello de “el PP o la nada”. ¡Cuidado! “que vienen a estropear lo que hemos montado”. Coherencia.

Otra matización, o más bien un aspecto que olvida Cospedal, es: ¿por qué se produjo la revolución bolchevique? Hay que tener en cuenta las causas. Por razones de historia es necesario destacar la situación en la que había sumido a la sociedad rusa el régimen zarista. Zar, era el título usado por los monarcas eslavos, principalmente en el imperio ruso entre 1546 y 1917, aunque simplificando, el sistema autócrata se considera a partir de Pedro I en 1721. La sociedad rusa, oprimida por el zarismo, llegó a sentir insoportable la situación de desigualdad y de injusticia social.

Todos los movimientos, incluyendo el chavismo, han tenido un origen contestatario a la desigualdad y la injusticia social. Siempre. Y este es el tercer matiz que introduzco en el debate. Sería exagerado comparar lo que acaba de hacer el PP en España con la represión zarista. Igual de exagerado que comparar la revolución bolchevique con los partidos que están surgiendo. Los tiempos han cambiado, por fortuna, pero el hilo conductor es el mismo. La historia se repite. Siempre los movimientos contestatarios surgen como repulsa a las políticas que originan desigualdades e injusticias sociales. Eso no hay quien lo evite, por mucho miedo que introduzcan.



No hay comentarios:

Publicar un comentario