sábado, 16 de noviembre de 2013

UN NUEVO SURESNES

___________________________________________________
Apuntes del Siglo XX….y XXI
___________________________________________________

El gran reto al que se enfrenta el PSOE con la presente Conferencia Política es muy difícil, es muy complicado, pero, por ello no deja de ser urgente. Complicado porque se trata de una renovación radical, sin apartarse de sus principios fundamentales que siempre lo han guiado en cerca de siglo y medio; y eso no es fácil. Urgente por que el partido, y mucho más España, necesita dar salida a la encrucijada en la que nos ha metido el neoliberalismo político y económico; muy urgente; cada minuto que pase sin hacer frente a ese tsunami supone años de retraso.

Es muy difícil porque hay que tener en cuenta tres frentes: conectar con el ciudadano para recuperar la imagen, la credibilidad; entrar en la esencia ideológica del partido como fórmula para hacer frente a la crisis que nos invade y que nos va a dejar absolutamente inválidos; y al mismo tiempo determinar los rostros que lideren esa ingente tarea. Tres frentes conjuntos aunque perfectamente diferenciados. Es un todo que necesita afrontarlo, sin dejar ningún cabo suelto. Y no lo olvidemos, es urgente. Hay que afrontarlo con firmeza y valentía; sin prisa, pero sin pausa.

Todo parece indicar, de puertas hacia afuera, que el cuadro de dirigentes, con Rubalcaba al frente, está trabajando bien en esta labor difícil pero urgente. Rubalcaba está cumpliendo con dignidad y generosidad, la misión que el Congreso de Sevilla le encomendó. Sí, es cierto. Pero que no olviden que la sociedad los observamos con lupa, a ver si siguen con esa dignidad y generosidad de la que hasta ahora han hecho gala. Si esos dirigentes continúan en esa línea de compromiso, el partido y España se lo agradecerán. De lo contrario será un nuevo fracaso, un paso atrás, y una vuelta a empezar en el camino de lucha contra la desafección.

Alguien se ha atrevido a decir que esta Conferencia Política puede, o debe, ser un nuevo Suresnes. Quizá no sea muy descabellado. Por lo que se refiere a la renovación ideológica no está siendo menos importante. El documento marco que se ha traído a la Conferencia es todo lo profundo que requiere la ocasión. Ahora falta para ser Suresnes, que surja el liderazgo como aquel para poner en funcionamiento el resultado programático que salga de la Conferencia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario