sábado, 22 de agosto de 2015

REFUNDAR EUROPA



___________________________________________________
Apuntes del siglo XX….. y XXI
___________________________________________________


Qué bien sonaba el otro día en el Congreso de los Diputados la propuesta de Pedro Sánchez cuando decía que había que refundar Europa. Sí. Ese es el nudo gordiano a romper en la actual “Europa de los Pueblos”. La Europa que soñaron los que diseñaron la Unión Europea. Aquellos hombres, que tras muchos años de conflictos en el Viejo Continente, decidieron mirar al futuro para dotar a sus ciudadanos de un espacio con más tranquilidad, más desarrollo y más bienestar social.

Un proyecto del que nunca debimos apartarnos; un proyecto basado en la cohesión y en la solidaridad; un proyecto que sembró la ilusión de un crecimiento común. Es el proyecto que algunos se propusieron tirarlo por la borda, y que lo han conseguido. Sustituyeron la cohesión por la ambición de enriquecerse unos pocos en perjuicio de otros muchos; acabaron con la solidaridad. Y vino al crisis, pero sobre todo vino la desigualdad; desigualdad entre personas y entre países. Se acabó el crecimiento en común: se acabó el principio de igualdad de oportunidades y de bienestar social.

En época de vacas gordas todos vivimos mejor, -normal- y en época de vacas flacas a todos nos toca vivir peor, -normal-. Lo que no es normal es que en la época de las vacas flacas, unos pocos se inflen a ganar dinero, y las clases medias y trabajadoras paguen los platos rotos. Se trata, con crisis o sin crisis, de dos formas muy distintas de entender la convivencia: O cohesión y solidaridad, o recortes y austeridad.

Con la primera fórmula, se ayuda a salir adelante a los que disponen de menos medios; salen adelante; viven una vida más digna; y como ganan, gastan, consumen y ayudan al crecimiento de todos; todos salen ganando, pero sin ahondar en las desigualdades. No es un sueño, no es un canto de sirena, no es la voz del populismo. Fue una realidad; lo vivimos en España, a partir de los años ochenta.

Por el contrario, los que optan por los recortes y la austeridad, se basan en el equilibrio presupuestario, en el déficit, en la deuda, como centro de su catecismo. Pero, no aciertan. Los recortes y la austeridad es una fórmula que perjudica en gran manera a los más débiles. Y el poderoso gana más dinero y más poder. Se ahonda en la desigualdad. Por ello se impone la refundación de Europa.


Julio García-Casarrubios Sainz
http://juliocasarrubios.blogspot.com




No hay comentarios:

Publicar un comentario